window.dataLayer = window.dataLayer || []; function gtag(){dataLayer.push(arguments);} gtag('js', new Date()); gtag('config', 'G-CCJ3FD9GKE'); gtag('config', 'UA-101171404-3');

20 Ene. Chichén Itzá, Ik Kil e Izamal

Visita a Chichén Itzá

Día marcado en el calendario viajero… hoy vamos a visitar Chichén Itzá.

Descubrimos con asombro cuando salimos a las 6:45 de Valladolid una niebla que nos permite ver lo suficiente para conducir, pero que tememos nos pueda fastidiar las vistas de Chichén Itzá. Cruzaremos los dedos esperando que levante rápido ahora que está saliendo el sol.

Antes de llegar a la entrada de Chichén Itzá, vemos que se encuentran varios coches aparcados entre la carretera y un paseo peatonal que llega hasta el pueblo de Pisté. Al haber llegado pronto hay muchos huecos y dejamos el coche muy cerca de la barrera del parking oficial y de pago. Preguntamos si es zona de aparcamiento y nos dicen que no hay problema, que normalmente la utilizan los trabajadores.

Nosotros decidimos dejar aquí el coche, es una zona muy transitada y no parece problemática, pero si no se encuentra hueco en esta zona o se va a estar más tranquilo dejándolo en la zona vigilada se puede dejar en el parking de Chichén Itzá. Por lo que vemos al entrar también han subido los precios, han puesto un parche pintado con rotulador sobre el cartel original y en enero de 2020 cuesta 80 pesos.

Son las 7:45 cuando nos ponemos en la fila compuesta por más de 30 personas, no hemos sido los más madrugadores. Y durante el cuarto de hora que falta hasta la apertura se van uniendo cada vez personas.  Llegan varios minibuses, suponemos que de excursiones desde Valladolid.

A las 8:00 en punto abren las cajas para comprar las entradas. En la muchos recintos arqueológicos de la península del Yucatán hay que pagar dos entradas, una denominada cuota federal y otra estatal.

En 2020 la entrada a Chichén Itzá cuesta 80 pesos de la cuota federal + 406 pesos de cuota estatal, en total 486 pesos.

Decidimos pagar con tarjeta de crédito, y debo comentar que esta opción de pago tiene el inconveniente de que se debe realizar cada cuota por separado, con lo que hay que esperar la fila del pago federal y del estatal, ya que cada uno tiene su terminal de cobro con tarjeta diferente. Si de paga en efectivo se hace en una única ventanilla.

Son la 8:15 cuando conseguimos nuestras preciadas entradas para visitar Chichén Itzá.

Pirámide de Kukulkan

Comenzamos la visita dirigiéndonos a la pirámide de Kukulkan, con el estómago lleno de mariposas por ver la que será nuestra sexta maravilla del mundo.

Como datos curiosos sobre la emblemática estructura que más representa al complejo de Chichén Itzá destacaremos las dimensiones de la pirámide. Sus 24 metros de altura y los 55.5 metros de lado de la base y está dividida en 9 plataformas. Otro datos poco conocidos son que bajo la pirámide se encuentra un cenote y que originariamente estaba pintada de color rojo.

Las escaleras centrales están formadas por 91 escalones, al existir una escalera por cada lateral de la pirámide encontramos 91 x 4 un total de 364 escalones a los que debemos sumar el último que forma la plataforma obteniendo así 365 días, esto nos hace creer que la pirámide es una representación del calendario Maya. Toda esto nos hace pensar en el alto grado de conocimiento de los Mayas poseían en geometría y astronomía.

Durante los equinoccios las 9 plataformas generan una sombra serpenteante en el lateral de las escaleras. Según va pasando el día dan sensación de movimiento y con las cabezas de serpiente que encontramos al pie de las escaleras el efecto es como si una gran serpiente descendiera en esos días por la pirámide en honor a Kukulkan el dios maya que se representa como una serpiente emplumada.

Empezamos haciendo fotos en la cara oeste, aunque hemos visto acceder a varios grupos al recinto cuando llegamos no está muy concurrido. No solo hacemos muchas fotos, también nos paramos a escuchar el sonido que se reproduce al dar palmas frente a la pirámide.

Estamos eufóricos, es uno de esos lugares que siempre ha estado en nuestra lista de deseos y se está cumpliendo casi sin planificarlo.

Parece que la niebla ha levantado y, aunque hay algo de bruma, podemos tener unas vistas fantásticas de la pirámide de Chichén Itzá

Cuando decidimos avanzar hacia la cara norte descubrimos que desde esta ubicación hay mejores fotos. Desde la cara norte no está el sol a contraluz, nos ha podido la emoción en la cara oeste….

Desde aquí conseguimos hacer unas fotos en las que parece que estamos disfrutando de Chichén Itzá sólo para nosotros, y aunque no es del todo cierto, la verdad es que la afluencia es tan escasa que podemos ir turnándonos para obtener nuestro preciado tesoro todos los que hemos madrugado para acceder al recito a primera hora.

Seguimos girando alrededor de la pirámide del Kukulcan de Chichén Itzá, llegando hasta la cara este. Quizá no tan fotogénica como las dos anteriores, pero con el encanto de saber que no está restaurada y que se puede observar cómo, a pesar del paso del tiempo, se trata de una construcción majestuosa.

El recito arqueológico de Chichén Itzá es mucho más que la fotogénica pirámide del Kukulkan, y nos decidimos a ir visitando cada una de las zonas de este.

El acceso a las escaleras de la pirámide fue prohibido tras un accidente producido en 2006, y , aunque nos hubiese gustado poder subir para tener las vistas de todo el recinto arqueológico, creemos que esta decisión evitará el deterioro que produciríamos los miles de visitantes que pasamos por Chichén Iztá.

Grupo de las Mil Columnas

Continuamos la visita por el Grupo de las Mil Columnas que forma una plaza cuadrangular. Aunque realmente son unas 200 las que forman el complejo si que da la sensación de que hay muchas más.

Frente a la cara este de la pirámide del Kukulcan encontramos la  agrupación Oeste con 4 hileras de columnas formadas por cilindros apilados. Atravesando esta zona podremos acceder a la plaza.

El grupo de columnas de la cara Norte se encuentra sobre una plataforma de 2.2 metros, en este caso encontramos 5 hileras de columnas. En este caso encontramos columnas formadas por cubos apilados en las que se pueden observar talladas figuras de guerreros.

Continuamos con nuestro paseo por la zona del mercado regresando hacia la pirámide del Kukulcan y nos acercamos a ver los pendientes en los primeros puestos que están montando, son cerca de las 10:00 y está la cosa muy tranquila. Finalmente me compro unos circulares que me han llamado la atención desde que los he visto.

Juego de la Pelota

Nos dirigimos, a continuación, hacia el Gran Juego de la Pelota, uno de los imprescindibles en cualquier visita a Chichén  Itzá.

Se trata del Juego de la Pelota más grande de mesoamérica con una dimensiones que no dejan indiferente cuando accedes al recinto, sus 168 metros de largo y 68 de ancho es fácil que genere un gesto de asombro al visitarlo.

Los jugadores sólo pueden tocar la pelota con caderas, rodillas y antebrazos con el objetivo de introducirla en el aro que se encuentra a 7.5 metros de altura.

El juego de la Pelota era un ritual de culto al Sol donde el campo de juego representaba a la tierra y la pelota representaba al sol.

Hemos leído y escuchado diferentes teorías sobre sacrificios de jugadores, desde que se sacrifica al capitán del equipo ganador a que si algún jugador dejaba caer la pelota era sacrificado. En cualquier caso lo incluiremos en la lista de deportes de riesgo.

Acercaos a los muros para observar los bajorrelieves que todavía se conservan que representan imágenes del juego y de los ya mencionados sacrificios. En uno de ellos se pueden observar los 7 jugadores de cada equipo a ambos lados de la pelota o sol y a un capitán con la cabeza en la mano del capitán del equipo contrario.

Visita el juego de la pelota donde explican que el equipo ganador sacrifica a su capitán

Muro de las cabezas Tzompantli

Esta estructura de 60 metros de largo encontraremos más de 500 de cabezas esculpidas. Su significado creen que es, tanto de advertencia para enemigos, como para ofrenda a los dioses.

Plataforma de las Águilas y los Jaguares

La representación de estos animales en la plataforma es la que le da su nombre y que si tratamos de ver en detalle los grabados, descubriremos que llevan corazones entres sus garras.

Se encuentra situada junto al muro de las cabezas y nos paramos a fotografiarla de camino al Cenote Sagarado.

Al igual que ocurría en la zona de las mil columnas están empezando a montar los puestos de venta en esta zona y al final se nos van los ojos a unos imanes, ya tenemos nuestro imán de recuerod de Chichén Itzá.

Cenote Sagrado

Tomamos el sendero que lleva al Cenote Sagrado, se nota que ya es hora de la llegada de los autobuses que llegan desde Cancún y Playa del Carmen, casi todos los puestos están y montados.

Durante el paseo vamos parando en varios puesto y en uno de ellos consigo encontrar un dedal para llevar de recuerdo a mi madre, sólo hemos visto este puesto con dedales y además me gusta la idea de comprarlo dentro del complejo.

Mientras buscaba dedales Antonio mira un millón de camisetas pintadas, al final no se compra ninguna, porque las que más le gustaban llevaban por detrás una calavera y él no es mucho de calaveras…se ha quedado con las ganas.

Llegamos hasta nuestro objetivo inicial el Cenote Sagrado, en este caso encontramos un cenote abierto de 60 metros de diámetro y unas paredes hasta el agua de 22 metros. En el fondo se han encontrado objetos y restos humanos lo que hace pensar que se utilizaba en ceremonias y rituales.

Observatorio o Caracol

Atravesamos de nuevo la plaza central para ir hacia el observatorio y las monjas.

El Observatorio es un edificio dedicado al estudio de la astronomía. Las ventanas se corresponden con las posiciones de estrellas, solsticios y equinoccios, lo que permitía tomar decisiones sobre los periodos de cultivo en base a la época del año en que se encontraban.

El pseudónimo de Caracol lo recibe por las escaleras en espiral que se encuentra en su interior.

Edificio de las Monjas

Aunque se cree que en realidad se trataba de un palacio, el nombre de edificio de las monjas se debe a que a los españoles les recordaba a las pequeñas celdas de los conventos de monjas.

Justo cuando estamos dando por finalizada la visita y regresando hacia la salida se pone a llover. Nos resguardamos unos minutos hasta que para el aguacero para regresar de nuevo a el Castillo donde realizaremos nuestra última parada bajo un árbol frente a la pirámide, hay que guardar bien esta imagen en la retina.

Siempre que visitamos lugares icónicos nos entra la incertidumbre de si realmente nos va a gustar o defraudar. En este caso debemos decir que nos ha encantado, la posibilidad de acercarnos a primera hora por dormir en Valladolid creo que influye muy positivamente y el buen tiempo que nos ha acompañado también.

Cenote Ik Kill

A unos 6 kilómetros de Chichén Itzá encontramos el Cenote de Ik Kill en dirección a Valladolid.

Dejamos el coche en el parking gratuito por el que vemos personal de seguridad paseando y pagamos los 80 pesos por persona que cuesta la entrada.

Nos dirigimos a los vestuarios para ponerme el bañador y a continuación la obligatoria ducha para quitar el protector solar que tanto daña los cenotes.

Al acercarnos a la entrada que baja hacia el cenote podemos observar los impresionantes 18 metros que nos separan de la superficie del agua y una plataforma desde la que se realizan las competiciones de salto.

Bajamos por las escaleras y nos asomamos en varios puntos intermedios desde los que se ven claramente las raíces que bajan desde el borde del cenote.

Nos parece totalmente recomendable la visita al cenote de Ik Kill por las vistas de un lugar tan inusual, aunque no se sea muy aficionado al baño o la sensación extraña que genera no ver el fondo no os anima a bañaros.

Al llegar a la zona de baño salto al agua pero desde la plataforma de llegada, no estará a mas de 1 metro de altura del agua pero me hundo bastante y me cuesta alguna brazada más de las que espera salir. Nado hasta la zona central, me encantan las vistas del cielo y las raíces desde el agua, una experiencia que recomiendo totalmente.

Después de mi primer baño me acerco a las plataformas de salto que se encuentra a 6 y 4 metros de altura, pero el vértigo me puede y finalmente sólo me atrevo a saltar desde la zona de los escalones que estará a unos 3 metros.

Una visita agradable y con menos saturación de la que esperábamos al ver más de 15 autobuses en el parking. El complejo tiene también una zona de alojamiento y restaurante, creemos que los autobuses en su mayoría se encuentran aquí como parada para comer de las excursiones que llegan desde Cancún.

Visita a Izamal

Esta noche dormiremos en Izamal a 1 hora de camino, aunque no es mucha distancia queremos aprovechar la tarde para visitar la ciudad amarilla y como anochece a las 17:30 nos vamos directos tras la visita al cenote de Ik Kil.

Izamal es conocida como la ciudad amarilla. Fue pintada de este color por la visita que realizó el Papa Juan Pablo II. Es el mismo color que encontramos en la bandera del Vaticano y que luce en sus uniformes la guardia suiza.

Ex Convento de San Antonio de Padua

El primer lugar que visitaremos será el Ex Convento de San Antonio de Padua construido por los españoles en el siglo XVI sobre un antiguo templos maya.

Las impresionantes dimensiones de convento y su posición elevada nos hacen dedicarle buena parte de la tarde a su visita.

Su atrio es el de mayor tamaño de américa latina y la iglesia se puede visitar entre las 6:00 y las 20:00.

Continuamos nuestro paseo por la fotogénicas calles de Izamal.

Finalizaremos nuestra visita cenando cochinita pibil en el restaurante Kinich.

En Izamal también encontramos 2 pirámides la de Kinich Kakmó y la de Itzamatul que finalmente no pudimos visitar.

Datos Prácticos 

Chichén Itzá

Cenote de Ik Kill

  • Entrada Cenote de Ik Kill: 80 pesos
  • Parking gratuito
  • Horario de apertura 9:00 a 17:00

Deja tu comentario

Ir a Arriba