window.dataLayer = window.dataLayer || []; function gtag(){dataLayer.push(arguments);} gtag('js', new Date()); gtag('config', 'G-CCJ3FD9GKE');

5 Ago. Yangón

Un día en Yangon

Llegamos a Yangon amaneciendo. Nuestra idea inicial era bajar en Bago para ir a visitar la piedra dorada, pero el autobús no pasa por la ciudad y decidimos continuar hasta Yangon.

Cuando bajamos del bus nos rodean los taxistas ofreciéndose a llevarnos hasta el hotel, como siempre piden un poco más de la referencia que teníamos. Hablando con otros 2 chicos españoles que ya habían estado la semana pasada en la ciudad y sabían el precio que les cobraron por ir desde el hotel a la estación nos reafirmamos en nuestra oferta.

Apareció un taxista que se ofrece a llevarnos a todos por un poco más…aceptamos y terminamos los 7 juntos en el taxi por 10.000 K. Lo gracioso fue que no se trataba de un monovolumen sino de una ranchera y los chicos terminaron en el maletero junto con las mochilas.

Nos llevó a cada grupo a nuestro hotel pasando durante el camino un rato divertido ante la situación. Los chicos llevaban el mismo tiempo que nosotros en Myanmar, habían comenzado por Yangon en liar de por Mandalay y las lluvias les estuvieron acompañando todo el viaje, al parecer el primer día en Yangon les llegaba el agua por la rodilla. Que suerte hemos tenido con elegir el orden de la ruta inverso, pues nosotros sólo hemos perdido la excursión al Monte Popa.

Llegamos al hotel sobre las 7 de la mañana, casi acertamos!!!, habíamos puesto hora prevista las 22:00. Y al igual que ocurrió en el Lago Inle tienen las habitaciones preparadas y nos dejan entrar.

Aprovechamos para dar una cabezada hasta las 9 de la mañana y poder duchamos. Que suerte hemos tenido.

Salimos a dar una vuelta por la ciudad. Hemos descartado la opción de ir a la piedra Dorada hoy, hay que salir muy temprano para cuadrar horarios de tren y autobuses.

Creo que no elegimos la mejor zona…. Y la verdad es cada vez que volvemos de unos días de naturaleza, pueblos y pequeñas ciudades, las ciudades grandes se nos hacen muy cuesta arriba. Pasamos la mañana recorriendo la ciudad y terminamos comiendo en un Kentuky.

Durante la comida hablamos de las pocas ganas que tenemos de pasar el día de mañana también en Yangon, y decidimos tratar de buscar una excursión a la piedra Dorada, ya que los compañeros de taxi nos dijeron que lo habían intentado y que había problemas para conseguir billetes de tren y siendo 5 y teniendo el vuelo de salida en 2 días no parece una buena idea quedarnos atrapados por no obtener billetes de vuelta. Lo intentamos en varias agencias, pero no tienen nada organizado. Nos ofrecen un coche para tres pero no hay nada para ir los 5 juntos….finalmente encontramos un sitio en el que nos alquilan una minivan de 9 plazas para todo el día. Se nos hace muy caro el precio, pero tras hablarlo un rato llegamos a la conclusión de que vamos a cogerlo, nos sale por más de lo que teníamos pensado pero nos apetece cambiar de aires.

Una vez contratado el transporte para mañana decidimos acercarnos a la gran pagoda de Yangon, Shwedagon Pagoda, para verla al atardecer y por la noche.

Shwedagon Pagoda. Yangon

Shwedagon Pagoda. Yangon

Como en todos los templos de Myanmar hay que guardar las reglas de llevar rodillas y hombros tapados, así como descalzarnos para entrar.

Entrada Shwedagon Pagoda 8.000 K por persona.

Vimos anochecer en el interior de la Shwedagon Pagoda y pudimos disfrutar del momento en el que comienzan a encender velas en el interior, incluso nos animaron a encender algunas de ellas.

Terminamos el día cenando en un restaurante que encontramos a las afueras y regresando en taxi (3.000 K) al hotel. Eso sí, nos esperaba una sorpresa más el día, la policía paró el taxi en el que íbamos los 5 más el conductor, nos mirábamos los 5 sin decir nada, el conductor les enseñó unos papeles y nos dejaron continuar.

Deja tu comentario

Ir a Arriba